Back

A 10 años del 27/F: aprendizaje, reflexión y futuro

(Santiago, febrero de 2020) Este febrero, se cumplen 10 años del terremoto de 8,8 grados que se produjo la madrugada del 27/F en el centro y sur de nuestro país. ¿Qué ha pasado desde entonces? Desde las 03:34 horas, hubo miedo y desastre, luego solidaridad y reconstrucción. Todo esto acompañado de profunda reflexión y urgencia en los grandes desafíos que se evidenciaron.

Todas las personas que viven en nuestro país deben saber que Chile es un país altamente sísmico, con la posibilidad de tsunamis, erupciones volcánicas, incendios forestales o aluviones, y por ello, una cultura preventiva y reactiva ante desastres es obligación para todos, sin excepción. El 27/F fue un testimonio y reflejo duro de lo que faltaba por hacer.

Uno de los grandes avances a la fecha fue la implementación de la tecnología SAE (Sistema de Alerta de Emergencia) para celulares, la cual permite emitir una alerta masiva a través de texto, audio y vibración a los celulares que, en caso de riesgo por catástrofe natural, se encuentren dentro de la probable zona geográfica afectada. Lo innovador es que tal alerta no se verá afectada por la congestión de las redes celulares, dado que utiliza otros canales de frecuencia para llegar a los teléfonos de forma segura. Además, desde marzo de 2017, todos los celulares comercializados en el país, independiente de su operador, son compatibles con este sistema.

En esta misma línea, la sensorización existente en zonas de riesgo ha aumentado considerablemente, por ejemplo, en la falla de San Ramón o el despliegue de la red sismológica nacional, con nuevos dispositivos que permiten mejorar sustancialmente la calidad y cantidad de información útil para la alerta temprana de catástrofes.

Aún con este avance logrado, todavía es necesario invertir e implementar nuevas tecnologías predictivas o de la posterior gestión de emergencias y complementar la educación que la ciudadanía recibe para saber cómo enfrentar este tipo de situaciones. 

México posee el proyecto RieSis el cual busca responder a las contingencias sísmicas permitiendo mejorar la gestión de respuesta entre los rescatistas, voluntarios, personas y equipos en las zonas afectadas; Brasil y Argentina están desarrollando sistemas de alerta por inundaciones y deslizamientos de tierra según información satelital; en la Unión Europea el proyecto Anywhere busca, a través de tecnologías de vanguardia, mejorar la respuesta y gestión ante eventos climáticos extremos tanto por la ciudadanía como los tomadores de decisión, en respuestas coordinadas regionales o nacionales de Europa y el proyecto I-REACT (Improving Resilience to Emergencies trough Advanced Cyber Technologies) busca integrar big data, redes sociales e inteligencia artificial para proveer de información actualizada a todos los actores involucrados en la emergencia, cruzando información de distintas fuentes: satélites, reportes ciudadanos directos o en redes sociales, por los equipos de emergencia, sistemas predictivos y análisis de drones en terreno y mejorar la capacidad de prevención, preparación y respuesta ante catástrofes.

Todos estos desarrollos tecnológicos internacionales nos muestran las oportunidades de mejora que Chile posee para prevenir y responder ante eventuales eventos mayores. La lección del 27/F y el aprendizaje de estos 10 años nos invita a seguir mirando hacia adelante, a colaborar e innovar. Los hechos recientes, tales como aluviones o incendios forestales, nos siguen demostrando que existen muchas emergencias de distinto tipo que podrían sobrellevarse de mejor forma gracias a aplicaciones de vanguardia tecnológica. 

La tecnología es mucho más que solo una herramienta para una vida social más activa, el desarrollo de nuevos negocios o para el mundo del trabajo. Una cultura digital también significa usar las tecnologías efectivamente y proactivamente para predecir y responder a fenómenos naturales. Debemos lograr junto a una cultura digital, una cultura e institucionalidad ante emergencias que nos permita, a partir de estas herramientas, la resiliencia que Chile anhela.

Ricardo León, Director de Estudios de Fundación País Digital